Hacer cabecero cama: ideas originales y económicas

El cabecero de la cama es un elemento decorativo que puede marcar la diferencia en la estética de una habitación. Sin embargo, muchas veces los cabeceros de cama que se encuentran en el mercado son demasiado caros o no se adaptan al estilo personal. En este post, te mostraremos ideas originales y económicas para que puedas hacer tu propio cabecero de cama y darle un toque especial a tu dormitorio sin gastar mucho dinero.

¿Qué puedo poner en lugar de una cabecera de cama?

Si estás buscando una alternativa a una cabecera de cama, hay varias opciones creativas que puedes considerar. Una idea popular es utilizar cuadros en el lugar que normalmente se encontraría un cabecero. Puedes elegir cuadros de diferentes tamaños y colores para crear una composición interesante y personalizada. Esta opción te permite añadir un toque de estilo y personalidad a tu habitación.

Otra opción es utilizar fotografías como cabecero de cama. Puedes seleccionar tus mejores fotos y hacer una impresión en lienzo o papel de gran tamaño para colocarlas en la pared detrás de la cama. Esto no solo añade un elemento visualmente atractivo, sino que también te permite mostrar tus recuerdos y momentos especiales.

Las lámparas también pueden ser una excelente alternativa para delimitar el espacio de la cama. Puedes colocar dos lámparas a cada lado de la cama, creando un efecto simétrico y elegante. Además de cumplir su función como fuente de luz, las lámparas añaden un toque de estilo y sofisticación a la habitación.

Si prefieres una opción más suave, la decoración textil puede ser una buena alternativa. Puedes utilizar cojines grandes y almohadones para crear una especie de cabecero de cama. Estos elementos textiles pueden añadir textura y color a la habitación, creando un ambiente acogedor y agradable.

¿De qué tamaño tiene que ser un cabecero?

¿De qué tamaño tiene que ser un cabecero?

El tamaño del cabecero de una cama puede variar dependiendo del tamaño del colchón y de las preferencias personales. Como referencia, se recomienda que el cabecero tenga una altura suficiente para que al menos entre 65 y 80 cm queden a la vista por encima del colchón. De esta manera, el cabecero se convierte en un elemento decorativo destacado en el dormitorio.

En cuanto al ancho, es importante que el cabecero sobresalga entre 15 y 20 cm a cada lado del colchón o estructura de la cama. Esto permite que el cabecero se vea proporcional y equilibrado en relación con el resto de la habitación. Es recomendable evitar que el cabecero quede justo en el interior de la cama, ya que puede dar una sensación de agobio visual.

Para camas de tamaño estándar, como las de 150 cm de ancho, se suele recomendar un cabecero de aproximadamente 160 cm de ancho. Esto permite que el cabecero tenga el espacio suficiente para enmarcar la cama y darle un aspecto más completo. Sin embargo, es importante tener en cuenta las dimensiones específicas de la cama y las necesidades individuales al elegir el tamaño del cabecero.

¿Cuánto debe medir el cabecero de una cama?

¿Cuánto debe medir el cabecero de una cama?

La medida del cabecero de una cama puede variar dependiendo del tamaño de la cama. Para camas individuales, las medidas típicas de los cabeceros suelen ser de 80, 90, 105 y 120 cm, aunque pueden haber variaciones en algunos casos. Para camas de matrimonio, las medidas más comunes son de 135, 140, 150, 160, 180 y 200 cm.

En el caso de una cama de 150 cm, la medida ideal del cabecero sería de 160 cm. Para una cama de 135 cm, la medida estándar recomendada sería de 140 a 150 cm de ancho aproximadamente. Es importante tener en cuenta estas medidas al buscar un cabecero que se adapte perfectamente a la cama.

¿Cuánto debe sobresalir el cabecero de la cama?

¿Cuánto debe sobresalir el cabecero de la cama?

El tamaño del cabecero de la cama es un aspecto importante a tener en cuenta a la hora de elegir el mobiliario de nuestro dormitorio. En general, se recomienda que el cabecero sobresalga al menos 65 y 80 cm por encima del colchón. Esta medida garantiza que el cabecero tenga la altura suficiente para ser visible y funcional al mismo tiempo.

Además de la altura, también es importante tener en cuenta el ancho del cabecero. Se recomienda que el cabecero sobresalga entre 15 y 20 cm a cada lado del colchón o estructura de la cama. Esta medida permite que el cabecero tenga la amplitud necesaria para enmarcar la cama de forma estética y equilibrada.

Al elegir el tamaño del cabecero, es importante tener en cuenta el tamaño de la habitación y el estilo decorativo que deseamos lograr. Un cabecero más grande puede ser adecuado para habitaciones espaciosas, mientras que un cabecero más pequeño puede ser más adecuado para habitaciones más pequeñas.

¿Cuánto debe medir un cabecero para una cama de 135?

Lo ideal es que el cabecero cuente con 4 o 6 centímetros más de anchura por cada lado que la medida de la cama. Así, podríamos decir que en una cama de 90, lo ideal sería un cabecero de 98 o 102 centímetros. Cuando tenemos una cama de matrimonio de 135, este debería tener una anchura de entre 143 y 147 centímetros.

El cabecero de una cama no solo cumple una función estética, sino que también puede ser muy práctico. Además de ser un elemento decorativo que aporta estilo y personalidad a la habitación, también puede ser utilizado como respaldo para apoyar la espalda mientras se está sentado en la cama. Por eso, es importante elegir un cabecero que se ajuste correctamente a la medida de la cama.

Ir arriba